Laffite Fernández: “Figueres carga sobre su vida hechos relevantes sobre los cuales no se contó toda la verdad”

San Salvador (El Salvador)/San José (Costa Rica), 13 mar (elmundo.cr) – Laffite Fernández es un reconocido periodista costarricense, radicado en El Salvador y que en las últimas semanas, a raíz de publicaciones hechas en Facebook y un sitio web, empezó a mover aún más la precampaña política.

Él decidió escribir semanalmente sobre lo que denominó “hechos relevantes” sobre José María Figueres, el Presidente de Costa Rica en el periodo 1994-1998 y quien ahora es uno de los cuatro precandidatos presidenciales del Partido Liberación Nacional.

Su anuncio no pasó desapercibido. Lo hizo el pasado 1 de marzo en Facebook. Allí dijo que escribiría sobre el crimen de José Joaquín Orozco, alias “Chemisse” en el año 1973 y las mentiras que, de acuerdo con él, vertió José María Figueres cuando fue investigado ese año y posteriormente en 1994. También dijo que escribiría sobre el caso ICE-ALCATEL, destapado en el año 2004; la supuesta participación de Figueres en una estafa minera y el supuesto intento de vender bonos robados a los judíos durante la Segunda Guerra Mundial.

La pregunta general a raíz de su publicación es “¿por qué hasta ahora?”. Por ello, EL MUNDO entrevistó a Laffite Fernández. A continuación, la transcripción literal de la conversación sostenida el pasado 4 de marzo.

José María Figueres es uno de los precandidatos presidenciales y sus publicaciones han venido a despertar nuevamente un gran interés por el pasado del exmandatario. ¿Qué elementos nuevos suministrará a los costarricenses sobre Figueres que no hayan sido ya publicados o estado en manos de los Tribunales?

“Yo se lo pongo así. Yo creo que José María Figueres carga sobre su vida tres o cuatro hechos muy relevantes sobre los cuales a los costarricenses no se les contó toda la verdad, ni se investigó o no dejaron que se investigara toda la verdad.

“Lo que pretendo es bien sencillo: En hechos viejos decir las cosas que los costarricenses no supieron o no saben. Es decir, los hechos viejos nunca fueron completados, los que giraron a raíz de, y hay hechos nuevos, graves, que tampoco se le han contado a los costarricenses

“Comencé a hacer una serie de publicaciones sobre hechos nuevos, de conductas viejas de José María y al final, haré publicaciones nuevas de hechos que desconocen los costarricenses”.

Ya publicó la primera parte de su escrito, sobre el caso ICE-ALCATEL. Para ese caso la Fiscalía ni siquiera le imputó cargos al expresidente. A su criterio, ¿las pruebas que había en ese entonces eran suficiente para imputar a José María Figueres?

“En esto yo creo que hay que ser cuidadosos con el lenguaje. Por ejemplo, a José María Figueres no se le puede decir que recibió sobornos porque en ese entonces no era funcionario público, lo que sí se le puede decir es que recibió una comisión o parte de una comisión, para mi juicio, claramente a cambio de que el ICE (Instituto Costarricense de Electricidad) le comprara $303 millones de dólares a la compañía francesa ALCATEL. El pago de los 900 y tanto (mil) de dólares a José María Figueres para mí es clarísimo y así lo confesó quien le pagó, que (el pago) estaba sujeto a esa venta.

“Entonces, para mi es ridículo y muy a lo José María, muy a la mentira, a torcer las cosas, decir que es que ‘me dieron eso para ir a dar charlas’ y además, quien contrata a José María y dice que lo contrata para dar charlas ni siquiera se acuerda cuantas charlas dio, no pudo precisar. Entonces ¿por qué no decirle la verdad a la gente? La verdad es esa: era una comisión totalmente atada a una venta al ICE.

“A mi que de tres personas que reciben casi $3 millones de dólares que me digan que una era para revisar cartas y la otra para dar conferencias… di yo creo que entonces estamos ante el conferencista más caro de toda la historia de Costa Rica. Me parece burdo y las cosas hay que hablarlas como son, en esa medida, yo no creo que el Ministerio Público en ese momento actuó correctamente”.

Figueres tiene en su página web, figueres.cr, una sección en la que él habla de su pasado, incluido el caso ICE-ALCATEL, sobre esas conferencias él enumera seis. Usted dice que de ser ciertas esas seis, estamos ante el conferencista más caro de la historia… 

“Claro. Lo que hay que preguntarse es por qué… vamos a ver, el periodismo debe tener una base de juicio crítico. Uno: el dinero llegó de ALCATEL. Dos: el dinero le llegó a José María de ALCATEL Standard S.A, le llegó a (Roberto) Hidalgo e Hidalgo se lo pasó. Alcatel Standard era una subsidiaria de ALCATEL totalmente envuelta en la corrupción del ICE en Costa Rica, era la que contrataba los consultores. Tres: para que Hidalgo disque contratara a José María antes y después, el nombre de José María fue consultado a Christian Sapsizian, el francés que era vicepresidente de ALCATEL para America Latina y Sapsizian fue claramente el foco de corrupción de Costa Rica, además condenado.

“Además, viene Roberto Hidalgo y le dice al Ministerio Público que en eso fue honrado, ‘esto fue una apuesta’, él dice ‘yo fui un experimento, la apuesta era que nos daban el 1,25% de comisión a cambio de que el ICE firmara tres contratos’. Entonces, si el pato camina como tal, si tiene todo lo que ustedes quieran ¿de qué estamos hablando? ¿De conferencias o de pago de comisiones? Si fue pago de comisiones, de verdad yo no entiendo como Francisco Dall’anesse dejó pasar esto.

“Cuando leo la solicitud de sobreseimiento de la Fiscalía ese entonces y una fiscala llega y escribe que como José María no dio informes no hay prueba de nada uno dice ‘¡Ay Dios!… ¿cómo fue que actuaron?’ ¿Sirvieron como órgano acusador o como órgano protector? Es muy burdo el engaño verdaderamente y yo creo, honestamente, que al periodismo tico le faltó juicio crítico y le faltó ir a ver un expediente de un juicio paralelo que se realizó en la Florida.

“ALCATEL fue muy astuta, construyó una estructura para proteger todo esto. Ahora esto se estudia en las universidades de Estados Unidos, porque se hizo para no dejar huella, una cadena de sociedades, una cadena de personajes, unos actuaron con el Gobierno, unos actuaron con el ICE, otros actuaron con Liberación. Impresionante. Al final $14 millones de dólares señores. Llámele usted una mezcla de sobornos, dádivas y comisiones. A mi juicio no hay nada más que hacer ¿para qué siguen engañando a Costa Rica si el tico no es bruto?

“Que usted me diga ‘enséñeme un papel donde diga que sobornaron a José María’ ¡por Dios! Fue una estructura, un procedimiento sofisticado donde se iban pasando el dinero de uno a otro.

“Ahora, si el que le pagó a José María le dice al Ministerio Público y ahí si yo ya no entiendo que fue lo que hicieron: ‘mire, es que el pago estaba sujeto a la firma de tres contratos con el ICE’, bueno, ¿se puede creer que le dieron casi un millón de dólares para dar charlas de tecnología? No, no, no, no se puede actuar así en la vida.

En febrero de 1992 cuando usted realizaba una investigación sobre el caso ‘Chemisse’, su vehículo fue atentado, recibió un impacto de bala. ¿En qué quedó ese incidente?

“Eso es muy sencillo de explicar, para empezar iba una hija mía y mi familia cuando suena el ‘latazo’. Al primero que yo le digo, ‘mirá, yo creo que algo pasó…’ es a Armando González, actual director de La Nación. Pregúntenle a Armando González qué me recomienda él.

“Él me recomienda ir al OIJ. Entonces llamamos al entonces director del OIJ, Rafael Angel Guillén, ahí está vivo y lo pueden buscar. Rafael Ángel le pide, para que vean las truculencias y la mala fe, a Francisco… no recuerdo el apellido, que era el jefe de prensa del OIJ. Entonces yo llego con mi carro al OIJ y lo meten a los sótanos. Eso ocurre una mañana.

“Por la tarde regresamos, Armando González acompañándome, donde Rafael Ángel Guillén y nos dice ‘no hay ninguna duda de que es un impacto de bala’ y nos da una copia de un documento.

“Viene alguien de mala fe (Juan Diego Castro, exministro de Seguridad de José María Figueres) que incluso debería explicarle otras cosas a Costa Rica y dice que como no hay un ingreso del carro en los libros del OIJ, lo que yo dije y que lo que La Nación publicó era falso. Esa es la explicación de lo que me está diciendo.

“Hay una abultadísima mala fe, una gran mentira. Ahí ustedes tienen a Rafael Ángel Guillén y Armando González que no se los cuente yo, que se los cuente ellos”.

-Rafael Guillén le anunció hoy (4 de marzo) su adhesión a José María Figueres…

“Bueno no sé si ahora lo dejarán hablar o no. Pero hay mucho testigo vivo, ni uno solo muerto que sepa lo que pasó con mi carro”.

¿Ha sido víctima de otros atentados después de ese?

“Que yo sepa no”.

¿Por qué dice usted que José María Figueres mintió cuando lo investigaron por el crimen de José Joaquín Orozco?

“Mire yo no quisiera adelantar un poquito porque más precisamente el 7 de marzo es el día del cumpleaños del asesinato de José Joaquín Orozco, acuérdese que ocurrió el 7 de marzo de 1973.

“Yo le puedo a usted garantizar que él mintió cuando se paró ante la Comisión de Diputados y dijo o trató de explicarle a Costa Rica que él conoció a Chemisse de casualidad.

“Recuerden que es lo que pasó, vamos a ver. Carlos Álvarez, director de narcóticos y José María Figueres y esto es importante recordárselo, fueron tal vez las dos últimas personas que vieron vivo o Chemisse. Ellos lo sacan de la detención general, eso está más que probado. Se monta a la patrulla donde va José María y Carlos Álvarez, y después aparece muerto tres días después con 14 balazos de munición del gobierno.

“A José María no lo interrogan nunca, no dejan, pasan tres meses, hay que recordar que don Pepe, su padre, es el Presidente y que en ese momento no existe el OIJ. Quienes investigan paradójicamente homicidios es el mismo Gobierno.

“El crimen pasa en marzo y José María Figueres testifica en la Asamblea Legislativa ante una comisión que se crea hasta mayo. ¿Por qué y por qué lo protegen? El llega en mayo a la Asamblea Legislativa, jura y levanta la mano y dice que el iba por la Avenida Central, porque José María Figueres es de cuentos burdos y se los digo con toda sinceridad, dice que vio el choque de una patrulla y que entonces, como la patrulla era de narcóticos llamó a Carlos Álvarez, director de Narcóticos y que entonces le dijo: ‘Mira aquí hay una patrulla tuya chocada’, entonces que Álvarez le dice, vean la coartada y la treta… ‘Mirá, ya que a propósito que me llamaste, aquí hay un café que decomisé y yo creo que es de la finca de tu papá’, entonces José María dice: ‘Yo me voy a la oficina de Narcóticos, examinó el café y veo que no es de La Lucha y en eso escucho que hay unos detenidos y yo le digo a Álvarez mirá, yo quiero ir a ver los interrogatorios’, entre los interrogados está Chemisse.

“Luego, José María Figueres levanta la mano y dice en la Comisión de la Asamblea Legislativa que llegó por casualidad, como que le dice a un amigo ‘Llévame a ver cómo interrogas a fulano’. Eso no es cierto.

“Después le preguntan los diputados a José María: ‘Mire, ¿usted tenía alguna relación con la gente de Narcóticos?’ y él dice que ‘Muy eventual’. Eso no es cierto. José María Figueres le mintió el país en 1973 y mintió en 1994. Yo voy a probar que él estaba enteramente relacionado con todo lo que pasaba en Narcóticos, que le mintió al país, pero esperemos un poquito… todavía no escribo de Chemisse y las pruebas son documentales.

“No son pruebas de que le agarré a alguien y… yo les quiero decir algo y se los adelanto… En el 94 intenté, a pedido del periódico La Nación, investigar el juicio de Chemisse y testigo o hombre importante que yo pasaba y hablaba con él, tres horas después ya no lo encontraba. Escondieron testigos en La Lucha, oiga lo que le estoy diciendo y ya de colmo es que gana José María… y testigos vitales, sin ningún grado académico los hace diplomáticos en su Gobierno. ¿Entonces? ¿De qué estamos hablando señores? ¿De qué estamos hablando? ¿Qué fue lo que hicieron, qué fue lo que callaron? Y prefiero no seguir hablando, porque si no se pierde el impacto de lo que voy a escribir.

“Obviamente por supuesto lo que escribiré serán cosas coherentes, pero no nos traguemos el cuento. Yo no sé si es que José María Figueres es un mentiroso patológico… no tengo miedo de que me acuse, que haga lo que quiera”.

Los eventos del caso Chemisse van a cumplir ya 44 años… 35 años desde la presunta estafa minera de la que usted señala a José María Figueres y 17 años desde la primer nota periodística del Caso ICE-ALCATEL. Esto ha llevado a que personas en Costa Rica se pregunten ¿por qué hasta ahora? ¿por qué hasta ahora que José María Figueres anuncia sus aspiraciones presidenciales usted hace estas afirmaciones? 

“Esta pregunta es interesante y me la ha hecho mucha gente por Facebook y yo se los respondo. Vamos a ver.

“Separe eso si el caso de Minas y Bonos. Eso yo lo publiqué en el periódico La Nación en 1982, fui juzgado, pidieron que se me condenara a pagar $1 millón de dólares y fui absuelto. O sea, uno de los más altos tribunales de Costa Rica dijo: ‘Laffite escribió la verdad’.

“Entonces por eso yo le digo lo que sea en este caso a José María, porque sé que escribí la verdad y cuando me juzgaron se revisaron todas las pruebas. Lo que yo nunca entendí es porque el costarricense no recordó que 12 años antes este muchacho andaba vendiendo bonos robados a los judíos y estaba metido en una estafa minera.

“Ahora, Costa Rica lo eligió, Costa Rica tiene derecho, como una vez dijo Alfonso Cargo, a equivocarse. Si Costa Rica quiere elegir a alguien que sea muy débil moralmente es un problema de los ticos, de nosotros los ticos y se acabó.

“Ahora yo se lo pongo así. Yo me pregunté ‘bueno, me espero a que José María sea candidato…’ Primero, tome usted en cuenta algo: yo le medí los tiempos a José María. Él llegó a Costa Rica hace un año y tanto y dijo ‘yo no voy a ser candidato’. ¿Estamos? Volvió a mentir. Ahora es precandidato.

“Entonces yo me pregunté ¿cuando lo hago? ¿cuando toda esta información que tengo la voy a exponer? ¿Si José María es candidato? ¿O me que me quedo callado? En un momento consulté amigos y dije: ‘Es ahora’. Es ahora, porque si José María es candidato me van a decir ¿y por qué no dijo todo esto antes de ser candidato? Él comenzó a mentir de nuevo ‘No quiero ser candidato’ y ahora quiere ser candidato.

“Bueno ¿entonces cuando era el momento? Es más, yo lo que quería era hacer un libro tranquilo, pero yo no trabajo en Costa Rica, no soy corresponsable de nadie allá ¿entonces como le contaba esto a la gente? Que alguien me diga qué hacía, porque además vea que son cuatro o cinco casos y eso es como tocar cinco pianos con solo dos manos.

“Es muy difícil. Yo creí que este era el momento… En cualquier momento me hubieran criticado y les vuelvo a repetir, recuerde que yo vengo midiendo los tiempos a José María y para mi gusto, yo no podía creer que alguien que tiene tantos hoyos en su vida volviese a levantar la mano para decir ‘Quiero ser presidente otra vez’. Por eso en unos escritos yo le puse cínico… ¿qué puedo pensar?”.

EL MUNDO solicitó una entrevista con el expresidente y precandidato presidencial del PLN, José María Figueres, para que se refiriera a lo manifestado por el periodista Laffite Fernández en esta entrevista. Sin embargo, tras una semana de espera no hubo respuesta alguna.

Lea el miércoles la segunda entrega de esta entrevista, donde Fernández responderá a las acusaciones que hizo el exministro Fernando Berrocal en su contra, acusándolo de esconder prófugos salvadoreños en su propiedad de Turrialba. Adicionalmente, el viernes Fernández se referirá a Juan Diego Castro, ministro de Seguridad durante el gobierno de José María Figueres y quien, de acuerdo con el periodista, viajó hasta El Salvador para hacer una particular petición al Gobierno de ese país.

Recibe las últimas noticias en tu celular

Envía la palabra “Noticias” al +50663763608 y recibe nuestro boletín informativo a través de Whatsapp

Últimas noticias