Gobierno niega que “plan de salvamento” para personas endeudadas afecte banca estatal

» Según datos de la Superintendencia General de Entidades Financieras (Sugef), el endeudamiento de las familias costarricenses está en cifras históricas.

Foto: Roberto Carlos Sánchez
Foto: Roberto Carlos Sánchez

San José, 28 oct (elmundo.cr)- El Ministerio de Planificación y Política Económica (Mideplan) descartó que el plan de créditos de salvamento anunciado por el Gobierno el pasado 11 de octubre, presione de manera negativa la rentabilidad de la banca pública, como señaló un reciente informe de la agencia calificadora Moody’s.

Así lo dijo Pilar Garrido, jerarca de esta cartera, tras señalar que la directriz que sustenta el plan de créditos de salvamento establece que sean los bancos comerciales estatales los que definan el detalle del programa, así como los deudores a quienes se les otorgaría.

“Esto le permite a las instituciones financieras diseñar un producto seguro”, manifestó.

Aclaró que este programa no significa un peligro para la rentabilidad de la banca comercial del estado pues compromete al deudor, mediante un contrato, a no adquirir más créditos por un plazo prolongado. “La firma de este documento, así como el compromiso de recibir educación financiera contribuirá a reducir la probabilidad de mora y a minimizar el riesgo”, subrayó la ministra.

Este plan contempla también dos proyectos de ley: uno para fortalecer el Centro de Información Crediticia y otro para regular las tasas de usura y permitir que los bancos estatales puedan tener mayor liquidez mediante una reforma legal que les permita acceder a más fondos en el mercado internacional.

En respuesta al informe de Moody´s, Garrido comentó que las utilidades de los bancos participantes no tendrían por qué disminuir, sino que más bien podrían aumentar, dependiendo del porcentaje de las deudas contraídas con acreedores que no participen en el programa.

La funcionaria agregó que el plan de salvamento está dirigido a personas altamente endeudadas con créditos de consumo a altas tasas de interés dentro y fuera del sistema bancario.

“Por eso, implicará una reducción significativa de lo que estas personas pagan mensualmente por concepto de deudas, ya que los créditos se fundirían en uno solo de mayor plazo y a una tasa de interés más baja. De esta forma, se reduciría la probabilidad de que esos deudores caigan en mora con los bancos”, dijo.

Reiteró que, paralelamente, las personas beneficiadas no podrán adquirir nuevas deudas y que una vez aprobados los proyectos de ley, se fortalecerán los controles sobre el nivel de endeudamiento de las personas en entidades financieras no supervisadas.

Según datos de la Superintendencia General de Entidades Financieras (Sugef), el endeudamiento de las familias costarricenses está en cifras históricas.

De junio de 2011 a junio de 2018 el promedio se ha duplicado, pasando aproximadamente de ¢4.4 millones ¢8,5 millones.

De cerca de 126.000 funcionarios públicos del gobierno central, más de 35.000 reciben menos de ¢190.000 por mes fundamentalmente por pago de deudas.

Últimas noticias