Francisco Chacón, jefe de campaña de Antonio Álvarez explica los motivos de su victoria

Francisco Chacón, jefe de campaña de Antonio Álvarez Desanti, durante el discurso de aceptación de la victoria del precandidato, el lunes 3 de abril de 2017 en el Balcón Verde. Foto: Luis Madrigal / El Mundo CR
Francisco Chacón, jefe de campaña de Antonio Álvarez Desanti, durante el discurso de aceptación de la victoria del precandidato, el lunes 3 de abril de 2017 en el Balcón Verde. Foto: Luis Madrigal / El Mundo CR

San José, 4 abr (elmundo.cr) – Francisco Chacón, exdiputado, exministro de Comunicación y jefe de campaña de Antonio Álvarez Desanti publicó un artículo en el que detalla las claves que dieron pie a la victoria del Presidente de la Asamblea Legislativa, en la convención del Partido Liberación Nacional el domingo.

Bajo el título “¿Cómo ganamos esta convención?”, Chacón recordó una publicación que hizo el 18 de marzo anterior, detallando los motivos por los cuales Antonio Álvarez ganaría los comicios verdiblancos.

Chacón dijo que hay personas que ven con sorpresa los resultados de la convención, especialmente aquellos que vaticinaban una victoria de José María Figueres, pero que para el equipo de campaña de Antonio Álvarez no hubo sorpresa alguna.

“Lo visto anoche (domingo) es el resultado de una campaña estratégicamente diseñada y ejecutada con disciplina desde octubre del año pasado, cuando recibimos la primera entrega de los estudios de campo realizados. En ese momento detectamos que, en efecto, existía un gran potencial para la candidatura de Antonio Álvarez Desanti, dada la opinión favorable que mucha gente tenía de él”, dijo Chacón en el inicio de su publicación.

De acuerdo con el liberacionista, los números además les decían que a lo interno del Partido Liberación Nacional, José María Figueres llevaba la delantera con varios puntos, los cuales se incrementaban si el alcalde de Alajuela, Roberto Thompson fuera el precandidato presidencial en lugar de Antonio Álvarez.

“Esos estudios indicaban que teníamos que trabajar en varios frentes: había que incrementar el conocimiento del candidato, había que dar a conocer su propuesta, había que darle credibilidad a su candidatura, y había que movilizar los votos en una campaña de muy corta duración”, explicó.

Francisco Chacón aseguró que la tendencia toñista tuvo un “contendiente difícil”, refiriéndose a José María Figueres, al que reseñó como el “hijo del fundador del partido y un expresidente de la República, carismático y experimentado”.

La estrategia incluyó no golpear “demasiado fuerte” a Figueres, “aún cuando eran evidentes sus debilidades, las cuales nunca logró superar”. Fue por ello que en su publicidad, en lugar de lanzar ataques hacia el expresidente, se enfocó en señalar la necesidad de que el Partido Liberación Nacional, si desea regresar a gobernar en el 2018, necesitaría que Álvarez Desanti fuera el candidato presidencial, ya que Figueres Olsen perdería ante todos los demás aspirantes.

Todos esos factores se analizaron durante el mes de octubre y un mes después, Antonio Álvarez oficializó su precandidatura. Al mismo tiempo, se decidió que su estrategia publicitaria iniciaría en el mes de enero y se empezaron las negociaciones con Roberto Thompson para que este se uniera al movimiento toñista.

Los primeros anuncios sobre Antonio Álvarez, según relató Francisco Chacón, se centraron en comunicar a los verdiblancos que las aspiraciones del Presidente del Congreso iban en serio y su objetivo era aumentar el conocimiento de precandidato entre la gente.

El jefe de campaña de Antonio calificó de “regalo atrasado de Navidad” el berrinche de la fracción legislativa del Partido Acción Ciudadana (PAC), hecho el día en que Álvarez inscribió su precandidatura en el Balcón Verde. Ese día, varios diputados retaron al Presidente de la Asamblea a dejar su cargo y debatir sobre las acusaciones que había hecho contra el Gobierno en su mensaje de presentación.

Antonio Álvarez regresa este martes a la Asamblea Legislativa, sin embargo, renunciará definitivamente a su curul el 1 de mayo del 2017, cuando finalice su presidencia. Foto: Luis Madrigal / El Mundo CR

Antonio Álvarez se lo advirtió al partido de Gobierno. Les comentó públicamente -y así consta en las actas- que una renuncia temporal al cargo le haría un gran favor, pues así podría dedicarse a la precampaña. Sin tener una disculpa tras los ataques lanzados por los pacsistas, el diputado verdiblanco tomó la decisión horas después de dejar su cargo, hasta después de los comicios. Este martes regresará a su curul.

Desde su salida de Cuesta de Moras, la productividad en el Congreso decayó considerablemente, especialmente porque el mando de las sesiones quedó en poder de José Alberto Alfaro del Movimiento Libertario, partido que le declaró la guerra a todo proyecto fiscal del Gobierno de Solís.

“Sin esperarlo, el PAC nos hizo un regalo atrasado de Navidad, al forzar el retiro temporal de Antonio de la presidencia de la Asamblea Legislativa y permitirnos entonces intensificar las giras del candidato por todo el territorio nacional, algo indispensable para poder tener el contacto directo y personal requerido con la dirigencia arista que rápidamente había recibido las señales que desde Rohrmoser se emitían”, dijo Francisco Chacón.

Para el mes de enero, el expresidente de la República Óscar Arias manifestó su apoyo público a las aspiraciones de Antonio Álvarez. “En ese momento los números nos decían ya que dentro del PLN estábamos técnicamente empatados con José María Figueres y el anuncio de don Oscar se constituiría en un en hito de la campaña”, agregó.

Para el segundo mes de este año, la campaña de Antonio Álvarez cambió. Ahora, una vez teniendo por seguro que la población ya lo conocía sus mensajes variarían hacia sus ideas y propuestas.

Los estudios hechos por la campaña del legislador le indicaron que los costarricenses mantienen preocupaciones más grandes en cuatro áreas: empleo, salud, seguridad y transporte, por lo que centró su campaña en plantear soluciones a las problemáticas que se tienen en esos sectores.

Otro factor del éxito, de acuerdo con Chacón, fue la incorporación a las labores de campaña por parte de Nuria Marín, esposa de Antonio Álvarez y quien se encontraba recuperándose de un tratamiento producto del cáncer de mama que le fue detectado.

“Esta etapa nos mostró cómo la intención de voto a favor de Antonio se incrementaba hasta superar a José María dentro del PLN y que éste se estancaba irremediablemente”, dijo Chacón.

Y los datos así lo confirman. EL MUNDO recopiló durante toda la precampaña los resultados de las diversas encuestas que fueron publicadas, sobre las intenciones de voto a los dos precandidatos presidenciales del PLN más importantes y este fue el resultado.

Para marzo, mes de la convención, la campaña de Antonio Álvarez cambió a una más emotiva. Se emplearon globos y se emitieron videos de hasta 15 segundos, así como dos cadenas nacionales de televisión: una donde él presentaba sus propuestas y la otra, donde Óscar Arias daba a conocer las razones por las cuales debía apoyársele.

“El impacto de ambas consolidaría la ventaja electoral reflejada en las encuestas y daría lugar a la última fase de la campaña: un claro llamado al voto a todos los liberacionistas y no liberacionistas que estuvieran dispuestos a votar por el PLN si teníamos un candidato idóneo. Los debates fueron también cuidadosamente planificados, modulando la intensidad de los mensajes, dosificados pero letales, y considerando que los de los canales de televisión de mayor alcance iban a ser determinantes”, continuó el exministro de Comunicación de Laura Chinchilla.

Finalmente, la última clave del éxito de Antonio Álvarez fue invitar a la población no liberacionista a que fuera a participar de los comicios. Esto se tradujo en un enfrentamiento entre tendencias sobre el concepto de la “adhesión” y lo que esto acarreaba para quien participaba el domingo.

Al final, los miedos infundados por la tendencia de Figueres sobre la adhesión parecieran haberle funcionado como un arma de doble filo.

“La clave del triunfo estaba en que la gente se motivara y saliera a votar. Mientras el figuerismo le apostaba a una convención minúscula y el tribunal de elecciones internas explicaba activamente el requisito de la adhesión, nosotros sabíamos que la ventaja la teníamos ya tanto dentro como fuera del PLN. Era solo una cuestión de cuánto”, dijo Chacón.

El exministro concluyó lanzando una dura crítica a quienes denominó “gurúes, analistas políticos y especialistas de redes sociales”, que en algunos casos se negaban a aceptar los datos duros emanados de las encuestas.

Francisco Chacón, jefe de campaña de Antonio Álvarez Desanti, durante el discurso de aceptación de la victoria del precandidato, el lunes 3 de abril de 2017 en el Balcón Verde. Foto: Luis Madrigal / El Mundo CR

“De singular curiosidad fue el espejismo de las redes, en donde artificialmente se generó la falsa impresión de una fuerte presencia figuerista. Pero como bien nos decían nuestros asesores: hay que tener siempre presente que las campañas no tienen que ser atractivas, tienen que ser efectivas; y que una estrategia en redes sociales no debe ser para buscar “likes” ni “shares”, sino para conseguir votos”, dijo.

“Para los que no creen en encuestas ni en mediciones o prefirieron ignorarlas, el resultado pudo haber sido una sorpresa. Para los que las saben interpretar, este era solo el resultado esperado”, concluyó. 

Recibe las últimas noticias en tu celular

Envía la palabra “Noticias” al +50663763608 y recibe nuestro boletín informativo a través de Whatsapp

Últimas noticias