Costa Rica recibe el embate directo de un huracán por primera vez en su historia

Otto golpeó como un huracán de categoría 2, aunque solamente necesitó unos pocos kilómetros por hora más para ser categoría 3. Foto: NASA

captura-de-pantalla-2016-11-24-a-las-14-18-39

San José, 24 nov (elmundo.cr) – A las 3:34 minutos de la tarde de este jueves 24 de noviembre, el ojo del huracán Otto de categoría 2, ingresó a territorio nacional luego de haber entrado a territorio continental desde Nicaragua.

Los Chiles fue la primera localidad costarricense en tener encima suyo el ojo de la tormenta, una zona de relativa calma, previa a tener un segundo embate de fuertes vientos y aguaceros capaces de generar rápidas inundaciones, deslaves, tumbar árboles y tendido eléctrico.

Es la primera vez en la historia de Costa Rica que un huracán golpea de forma directa al país. El dato lo confirmó el Centro Nacional de Huracanes (NHC) mediante uno de sus boletines, en el cual reseñó que Otto es el huracán que más al sur de Centroamérica ha golpeado en toda la historia de la meteorología.

Con vientos de 155 kilómetros por hora, Otto sigue causando alarma entre la población del Norte y el Caribe, la cual se ha resguardado en albergues habilitados por la Comisión de Emergencias.

Conforme pasan las conferencias de prensa, presididas por el mandatario Luis Guillermo Solís, la lista de cantones en alerta roja se aumenta. Al cierre de edición de esta nota 42 cantones de los 81 que conforman Costa Rica, estaban bajo esa condición. Los restantes tienen alerta amarilla.

Toda la provincia de Puntarenas y Guanacaste, que juntas suman 22 cantones están bajo alerta roja. En Alajuela 12 de sus 15 cantones están bajo alerta roja y Limón se le aplicó ese nivel de alerta a cuatro cantones de seis cantones. Solamente Heredia y San José tienen un cantón en alerta roja cada uno: Sarapiquí y Pérez Zeledón, respectivamente.

alerta-roja1-04-1

¿CÓMO SE FORMÓ? Otto, según el Centro de Huracanes, es el ciclón tropical que se ha formado más al final de la temporada de huracanes del Atlántico desde que se tienen registros.

El huracán se formó de un sistema de baja presión que quedó atrapado en el Mar Caribe durante varios días, producto de dos frentes fríos llegados desde Norteamérica, los cuales impidieron el libre paso del sistema sobre el país.

Debido a que este año el Mar Caribe ha tenido temperaturas récord en sus aguas, el sistema empezó a organizarse, ganar fuerza y tamaño hasta convertirse en una depresión tropical.

Aún atrapado por uno de los frentes fríos, el Invest 90-L como se le denominó en un inicio siguió tomando fuerza hasta alcanzar los requisitos mínimos para catalogarse como una depresión tropical.

Ante ese panorama, las ya organizadas instituciones de emergencia de Costa Rica empezaron, por un lado, a responder a los intensos aguaceros y las inundaciones que la depresión tropical había estado causando días atrás en la Zona Sur, cuando solo era un sistema de baja presión, y por el otro preparar la logística para afrontar lo que se avecinaba.

No fue sino hasta el 21 de noviembre en horas de la mañana que EL MUNDO reveló en primicia que el Centro Nacional de Huracanes de los Estados Unidos esperaba que la depresión tropical alcanzaría a ser un huracán e impactaría Costa Rica durante el jueves, escenario que se cumplió hoy.

La amenaza sobre Costa Rica empezaba a crecer, mientras tanto en Panamá las autoridades no avisaron a tiempo a las localidades más cercanas al Mar Caribe. El sistema conforme se volvía más fuerte y organizado empezó a golpear con intensos vientos y aguaceros que han dejado al menos siete personas fallecidas.

Al mediodía del mismo 21 de noviembre, el Centro de Huracanes reportó al mediodía que la depresión tropical ya era una tormenta tropical con nombre propio: Otto, según la lista aprobada para este año por la Agencia Meteorológica Mundial, con vientos de 85 kilómetros por hora.

Para antes de ese boletín, la Comisión Nacional de Emergencias (CNE) mantenía bajo alerta amarilla a la Zona Norte, el Caribe costarricense y el Pacífico Sur. El resto del territorio nacional estaba bajo alerta verde. Minutos después, todo Costa Rica fue colocado bajo alerta amarilla. 

Horas más tarde del mismo 21 de noviembre, el Centro de Huracanes emitió la primer alerta por tormenta tropical para las Islas de San Andrés en el Mar Caribe.

Al día siguiente, el Presidente de la República Luis Guillermo Solís anunció en una conferencia de prensa, junto al equipo de primera respuesta estatal, que emitiría una alerta roja ante el inminente impacto de Otto y ordenó la evacuación obligatoria de al menos 4000 personas residentes en las zonas donde impactaría de forma directa: Delta Costa Rica, Calero, Barras de Colorado, Parismina, Tortuguero y Boca Tapada.

Las zonas costeras de Limón tuvieron orden presidencial de evacuar, sin excepción.
Las zonas costeras de Limón tuvieron orden presidencial de evacuar, sin excepción.

A la hora del anuncio, Otto había alcanzado vientos de 110 kilómetros por hora, solo 7 kilómetros por hora por debajo de lo requerido para ser catalogado como un huracán de categoría uno.

Varias horas después, el Centro de Huracanes confirmó que Otto ya era un huracán de categoría uno, con vientos de 120 kilómetros por hora (km/h) y ubicado a 375 km al este de Limón. Producto del frente frío, todavía se mantenía atrapado, casi inmóvil, en el Mar Caribe.

Llegado el 23 de noviembre en horas de la mañana, y una vez disipado el frente frío que lo mantenía atrapado, Otto empezó a moverse y bajó levemente la velocidad de sus vientos hasta los 110 kilómetros por hora, perdiendo su condición de huracán y regresando a la de tormenta tropical. Los meteorológos fueron claros: se fortalecerá nuevamente y será huracán cuando golpee Costa Rica. Efectivamente pasó horas después.

Seguido de la recuperación de la calificación de huracán, los primeros en tomar la decisión de cancelar sus operaciones fueron las universidades estatales. El Consejo Nacional de Rectores (CONARE) acordó suspender las lecciones y labores administrativas en las cinco casas de enseñanza superior, hasta el lunes 28 de noviembre.

Más tarde, los sindicatos filtraron la decisión del Ministerio de Educación Pública (MEP) de suspender las lecciones en escuelas y colegios públicos a nivel nacional durante el jueves y viernes de huracán Otto.

Las instituciones de primera respuesta empezaron a emitir recomendaciones, activar sus protocolos de emergencia y grupos de la sociedad civil y empresas anunciaron fechas para recolectar víveres para los damnificados.

El mismo día, estando aún lejos de las costas de Costa Rica y Nicaragua, el Centro de Huracanes emitió una advertencia de tormenta tropical para las costas que van desde Puntarenas en Costa Rica hasta Puerto Sandino en Nicaragua.

Esa decisión se debió a que se espera que Otto, una vez ingresado a Costa Rica, sigue una ruta que incrementará las lluvias y vientos en las costas del Pacífico Central y Norte, generando condiciones peligrosas para la navegación y la recreación.

La Ruta 32, la principal vía de evacuación fuera de Limón quedó cerrada producto de un gran derrumbe. La misma no sería limpiada hasta el jueves, por lo que la única ruta habilitada que quedaba era la de Turrialba.

Derrumbe Ruta 32

Ya en horas de la noche, el Presidente Luis Guillermo Solís salió nuevamente a una conferencia de prensa cubierta por todos los medios de Costa Rica e inclusive agencias internacionales. Declaró el estado de emergencia nacional, amplió la lista de localidades bajo alerta roja y emitió un decreto de asueto para todo el sector público.

Sin embargo, Solís dejó excluidos del asueto a las instituciones de primera respuesta y envió una contundente advertencia. “Aquellos funcionarios públicos que rehusen servir al país en los momentos de emergencia, serán sancionados”.

Concluida la conferencia, se dirigió a la Nación mediante una cadena nacional de radio y televisión donde fue claro en afirmar que el huracán Otto golpearía Costa Rica y causaría importantes daños.

Minutos después, el Centro de Huracanes de Estados Unidos advertía que Otto, ubicada a 160 kilómetros de Limón, ya tenía vientos sostenidos de 140 kilómetros por hora: 14 unidades por debajo de la categoría 2.

La noticia de que Otto se había fortalecido hasta tener vientos de 165 kilómetros por hora, alcanzando la categoría 2 a 110 km de Puerto Limón llegó la madrugada de este jueves.

Un par de horas después, con un nuevo boletín del Centro de Huracanes de los Estados Unidos (NHC por sus siglas en Inglés), Otto fue catalogado como “un peligroso huracán”, con vientos sostenidos de 175 kilómetros por hora, tan solo 3 km/h por debajo del límite establecido para ser catalogado como un huracán de categoría 3.

El ciclón nunca recibió oficialmente la denominación de huracán de categoría 3, aunque los meteorólogos del Instituto Meteorológico Nacional (IMN) afirmaron que los 3 km/h que hacían falta era un mero formalismo y que era muy posible que los hubiese alcanzado.

Otto, cada vez más organizado y grande empezó a golpear con su pared exterior a la Barra del Colorado, Isla Calero y Bluefields. Para las 13:00 horas, el ojo tocó continente americano.

Facebook activó su herramienta Safety Check para que los ticos pudieran reportarle a su familia o amigos en el exterior que estaban bien tras el primer impacto.

captura-de-pantalla-2016-11-24-a-las-12-37-15

Horas más tarde, pese a que ya tenía un par de horas de haber ingresado a tierra firme, Otto seguía siendo un huracán de categoría 2 con vientos de hasta 155 kilómetros por hora. Además, se actualizó la predicción de su trayecto, ingresando más pronto a suelo nacional y saliendo por Guanacaste durante el viernes.

Ante el escenario anterior, el Presidente Luis Guillermo Solís declaró alerta roja para toda la provincia de Guanacaste.

Al cierre de edición de esta nota, las autoridades del Gobierno empezaron una nueva sesión de trabajo para determinar las afectaciones que Otto estaba causando. Posterior a ella, se prevé una conferencia de prensa.

El Ministerio de Obras Públicas y Transportes adelantó que Otto ya causó daños a la infraestructura por casi 5000 millones de colones.

ESTA NOTICIA ESTÁ EN DESARROLLO Y SE ACTUALIZARÁ CUANDO INFORMACIÓN NUEVA ESTÉ DISPONIBLE. 

Recibe las últimas noticias en tu celular

Envía la palabra “Noticias” al +50663763608 y recibe nuestro boletín informativo a través de Whatsapp

Últimas noticias