Contraloría: Falta de estrategia y control limitan adecuada Evaluación Ambiental de Setena

Ruta para desentrabar SETENA

San José, 30 ago (elmundo.cr) – La Contraloría General de la República emitió un informe de auditoría a la Secretaría Técnica Nacional Ambiental (Setena) acerca de la Gobernanza del proceso de Evaluación Ambiental ejecutado por dicha entidad, destacando que la falta de estrategia y control limitan adecuada Evaluación Ambiental.

Sobre el informe éste comprende: la evaluación de impacto ambiental de actividades humanas; la evaluación que integra la variable de impacto ambiental a la planificación del desarrollo económico del país; así como el control y verificación sistemática del cumplimiento de la normativa ambiental.

Al respecto la Contraloría examinó si las prácticas de liderazgo, estrategia y control que ejecuta la Setena en el proceso de evaluación ambiental, cumplen razonablemente con lo establecido en el marco jurídico y técnico aplicable para la gobernanza. El período de análisis comprendió desde el 01 de enero de 2019 hasta el 31 de diciembre de 2021.

Desde el entre contralor recordaron que “la Setena se crea con el propósito fundamental de armonizar el impacto ambiental con los procesos productivos, según lo establecido en el artículo 83 de la Ley Orgánica del Ambiente, n.° 7554. Al respecto, es relevante analizar la gobernanza del proceso de evaluación ambiental, el cual comprende: i) la Evaluación de Impacto Ambiental de actividades humanas que alteren o destruyan elementos del ambiente o generen residuos, materiales tóxicos o peligrosos; ii) la Evaluación Ambiental Estratégica cuya finalidad es integrar la variable de impacto ambiental a la planificación del desarrollo económico del país; y iii) la Auditoría y Seguimiento Ambiental, mediante la cual se da el control y verificación sistemática del cumplimiento de la normativa ambiental”.

Según la Contraloría gracias al informe “se determinó que la Setena no cuenta con un Plan Estratégico actualizado, pues el último aprobado abarcó el período 2015-2018. Además, el marco estratégico vigente sólo incluye objetivos de largo plazo, no así de mediano plazo, es decir, no se tienen establecidas las metas que previamente se requieren cumplir para poder alcanzar los resultados planteados a largo plazo. De igual forma, los objetivos de largo plazo son enunciados generales sobre las responsabilidades encomendadas por ley a la Secretaría, no líneas estratégicas específicas que conlleven a lograr el cumplimiento de la misión y visión”.

“Por otra parte, la Institución dispone de una organización compuesta por una Comisión Plenaria, un Secretario General y una Dirección General denominada Unidad Técnica-Administrativa, para cumplir con su competencia de armonizar el impacto ambiental con los procesos productivos. Sin embargo, durante casi dos décadas, ha estado sujeta al ejercicio compartido o sustituido de sus funciones para el cumplimiento de dicha competencia. Esto, en razón de las prerrogativas otorgadas al menos a ocho organizaciones (siete comisiones y un equipo técnico), mediante diferentes decretos ejecutivos emitidos en ese período”, resaltaron.

De igual forma destacaron que “así, el Poder Ejecutivo ha fundamentado su decisión de crear éstas estructuras paralelas, en la falta de eficiencia y efectividad en la gestión de la Setena, deficiencias administrativas y de organización y la atención de inquietudes sobre la representación del sector privado. No obstante, la problemática ha sido persistente en cuanto a la emisión de normativa adecuada para regular los procesos ejecutados por dicha Institución; por ejemplo, a la fecha no se ha realizado una propuesta de reglamento de Evaluación Ambiental Estratégica, tampoco se ha emitido una nueva reglamentación que norme la evaluación ambiental referente a la planificación y ordenamiento del territorio y la Evaluación de Impacto Ambiental”.

“Además, se evidenció que durante el 2019 y 2020, la Setena no efectuó la Autoevaluación del Sistema de Control Interno, la cual según la Ley n.° 8292, así como las Normas de Control Interno para el Sector Público, debe ser anual. Asimismo, en la autoevaluación correspondiente al 2021 únicamente se consideró el ambiente de control, y no se cuenta con un cronograma para realizar la autoevaluación de los componentes faltantes”, afirmaron en el informe.

“Por todo lo antes expuesto, se evidencian debilidades en las prácticas de liderazgo, estrategia y control ejecutadas por la SETENA, que inciden en la dirección y monitoreo de la gestión; así como, en la calidad del servicio público prestado de evaluación ambiental y el valor que genera a la sociedad”, aseveró la Contraloría.

Ante esto recomendaron “elaborar el Plan Estratégico Institucional, el cual contenga objetivos estratégicos de corto, mediano y largo plazo; el Marco Orientador del SEVRI; así como definir un mecanismo de control que permita administrar los riesgos que conlleva para el proceso de evaluación ambiental, la ausencia de la separación de funciones incompatibles y la rotación sistemática de labores; y los controles que permitan la ejecución anual de la autoevaluación del Sistema de Control Interno. En adición, al Ministro de Ambiente y Energía, revisar los decretos ejecutivos que crearon las diferentes comisiones, así como requerir a la SETENA la elaboración e implementación de un instrumento que determine el fortalecimiento de su capacidad organizacional y el cumplimiento de sus competencias y funciones”, concluyeron.

Recibe las últimas noticias en tu celular

Envía la palabra “Noticias” al +50663763608 y recibe nuestro boletín informativo a través de Whatsapp

Últimas noticias