Consumo de drogas está llevando jóvenes al Hospital Psiquiátrico

Redacción, 8 abr (elmundo.cr) – Un llamado a promover todas aquellas barreras de contención que permitan reducir el consumo de drogas en la población infantil y juvenil, hicieron autoridades de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) ante la cantidad niños y adolescentes que están llegando al Hospital Nacional Psiquiátrico (HNP) con trastornos mentales producidos por el consumo de esas sustancias.

El tema fue expuesto y analizado, este viernes, por autoridades de la CCSS, lideradas por la doctora María del Rocío Sáenz Madrigal, presidenta ejecutiva y de ese centro especializado en una sesión donde se expuso la transformación que está viviendo la atención psiquiátrica en Costa Rica y en el mundo y los nuevos retos a los que se debe enfrentar el país antes las nuevas demandas, como es el consumo de drogas en la población infantil y juvenil.

En esta sesión de trabajo participaron la doctora Sáenz Madrigal, los gerentes de la CCSS y las jefaturas del HNP, se prolongó durante todo el día y se realizó con motivo del llamado que hizo la Organización Mundial de la Salud (CCSS) para que “Hablemos de Depresión”.

Uno de los temas que más preocupa a las autoridades de la CCSS y del Hospital Psiquiátrico es el incremento de trastornos mentales en la población adolescente asociado con el consumo de drogas.

En su exposición el doctor Cristiam Elizondo, subdirector de ese hospital especializado, explicó que el problema está creciendo y en este momento, de acuerdo con un estudio epidemiológico hecho por ese establecimiento de salud, cerca de un 50% de la población infantil y juvenil que llega a ese centro, en procura de atención, presenta ese problema.

El estudio efectuado el año anterior y dirigido por el doctor José Joaquín Díaz Mazariegos, epidemiólogo del HNP, mostró que la prevalencia de atención de niños y adolescentes presenta un aumento creciente, el consumo de alcohol y drogas es el principal diagnóstico de egreso y la población masculina es la más afectada.

De acuerdo con la investigación, las variables que predicen una posible asociación entre las enfermedades mentales asociadas con el consumo de drogas en adolescentes son: sexo masculino, edad entre 14 y 16 años, abandono de estudios, consumo de tabaco y alcohol, presencia de violencia intrafamiliar e historia de padres consumidores.

En relación con los posibles factores de riesgo asociados al consumo de drogas en adolescentes y niños, se observó que la presencia de violencia intrafamiliar aumenta el riesgo de consumo de drogas en siete veces en comparación con los niños y adolescentes donde no se reporta ese tipo de violencia; la historia de consumo en los padres aumenta el riego en seis veces más que en aquellos niños donde sus progenitores no tienen esa práctica.

El consumo de alcohol eleva la posibilidad de consumo de drogas en seis veces más que en aquellos casos donde no se reporta la ingesta de esa sustancia. Con respecto al sexo, el estudio mostró un mayor predominio del sexo masculino. También evidenció que la influencia de amigos o compañeros consumidores incrementa el riesgo de adhesión a las drogas en 4.8 veces.

En relación con la presencia de alcohol y tabaco, un 73% de la población estudiada presentó tabaquismo activo importante, mientras que en el 70% se evidenció el consumo de alcohol. El estudio del doctor Díaz mostró que las principales drogas que consume esta población son tabaco, alcohol, marihuana, cocaína, benzodiacepinas y alucinógenos, como se muestra en el siguiente cuadro.

Distribución de la muestra según consumo de drogas.

NO SI
CONSUMO Numero % Numero %
Tabaco 101 27 273.8 73
Alcohol 113 30 262.5 70
Marihuana 90 24 285 76
Cocaína 173 46 202.5 54
Benzodiacepinas 244 65 131.3 35
Alucinógenos 281 75 93.75 25

Fuente: REMES, Hospital Nacional Psiquiátrico 2017

En cuanto a los diagnósticos de egreso, los trastornos mentales y del comportamiento debido a consumo de drogas, fueron la causa más frecuente de atención, seguido de episodio depresivo y el trastorno Psicótico agudo.

Esa situación, de acuerdo con la doctora Lilia Uribe, directora del Hospital  Psiquiátrico, los obligó a efectuar una serie de ajustes para destinar más recursos para la atención de esta población.

Esta población, de acuerdo con el doctor Elizondo Salazar,  tiene la creencia de que las drogas no les hará daño y que son necesarias para estar dentro de un núcleo social, sin embargo, de acuerdo con el especialista, las consecuencias de la adicción se están observando en la cantidad de niños y adolescentes que están llegando al hospital con alteraciones físicas y mentales producidas por estas sustancias psicoactivas.

Para el psiquiatra es muy importante el acompañamiento que se le debe dar a esta población  de manera que siempre esté vigilada y supervisada y sobre todo, que sus encargados conozcan quiénes, qué hacen y a qué se dedican sus compañeros y amigos.

Es necesario también aumentar la oferta recreativa, deportiva, cultural y educativa, toda vez que se existe evidencia de que consituyen barreras de contención. El apoyo, acompañamiento y modelaje familiar también son factores de protección para la población infantil y jivenil.

Es necesario, dijo, que esta población se mantenga inserta en el sistema educativo, que tengan reglas claras y que tengan muy claro cuáles son sus límites.

Recibe las últimas noticias en tu celular

Envía la palabra “Noticias” al +50663763608 y recibe nuestro boletín informativo a través de Whatsapp

Últimas noticias