Boom de la industria automotriz mexicana genera nuevos retos

audi-mexico-automoviles

Por Denis Düttmann (dpa)

México quiere convertirse para 2020 en el quinto fabricante mundial de automóviles, pero en el camino se vislumbran algunos retos.

Los proveedores de autopartes podrían tener problemas para seguir el ritmo de una industria que crece a ritmo rampante y se necesitan más trabajadores calificados en el sector.

El año pasado se produjeron en México 3,4 millones de automóviles. Dentro de cuatro años se espera que sean cinco millones. Muchas armadoras y proveedores instalan nuevas plantas o amplían las que tienen.

La más reciente fue Audi, que inauguró la semana pasada en San José Chiapa, en el estado de Puebla, su primera fábrica en México y en la región de Norteamérica.

En esa localidad del centro del país se fabricarán 150.000 unidades anuales de la camioneta de lujo Q5. La automotriz alemana invirtió unos 1.300 millones de dólares en instalaciones de 460 hectáreas.

Y es que México ofrece varias ventajas para la industria: bajos costos de producción, tratados de libre comercio con más de 40 países, en especial el Tratado de Libre Comercio para América del Norte con Estados Unidos y Canadá, y una cadena de proveedores bien establecida.

“Experimentamos un fuerte crecimiento, un crecimiento histórico. México es una sede atractiva para las armadoras y los proveedores de autopartes”, dijo a dpa el presidente de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA), Eduardo Solís.

En 2015 la producción de automóviles aumentó un 5,4 por ciento frente al año previo. BMW está construyendo una nueva planta en el estado de San Luis Potosí, mientras que Mercedes Benz instalará junto con Nissan una fábrica en Aguascalientes. También Toyota y Ford se están ampliando.

Los salarios que se pagan en México son mucho más bajos que los que una armadora pagaría en Europa. Mientras que en el sector automotor alemán el costo laboral por hora asciende a unos 60 dólares, en México ronda los ocho dólares.

No obstante, Florian Steinmeyer, funcionario de la agencia alemana de desarrollo económico Germany Trade & Invest, advierte que el boom de la industria podría toparse con algunos inconvenientes.

“Los trabajadores calificados empiezan a ser insuficientes”, dijo a dpa. “Faltan, sobre todo, preparadores de máquinas y soldadores, al igual que gerentes bien capacitados en cuestiones como control de calidad”.

Las empresas necesitan también urgentemente buenos ingenieros. La formación que reciben en México es muy teórica, por lo que las propias empresas están formando a su fuerza de trabajo en la parte práctica.

“Tenemos que mejorar la capacitación”, dice Solís. El Gobierno, las asociaciones de la industria y las empresas ya tienen varios proyectos piloto en marcha de formación dual (teórico-práctica) para resolver estas falencias.

Otro desafío es lograr que los proveedores puedan acompañar la expansión de la industria. La consultora Roland Berger teme que para 2020 habrá una brecha de 20.000 a 25.000 millones de dólares en la oferta local de autopartes.

Según su analista Stephan Keese, muchas firmas locales carecen de la flexibilidad financiera, el “know-how” y el conocimiento de producto necesarios en las plataformas globales de vehículos.

“Sin apoyo no serán capaces de crecer y de cerrar la brecha por sí mismas”, advirtió, y eso obligaría a realizar importaciones y elevaría los costos.

Recibe las últimas noticias en tu celular

Envía la palabra “Noticias” al +50663763608 y recibe nuestro boletín informativo a través de Whatsapp

Últimas noticias