Hace 20 años Windows 95 inició la revolución de la PC

11903484_1068647349826618_1697492796_nPor Christoph Dernbach (dpa)

Con su nuevo sistema operativo, Microsoft inició hace 20 años una nueva era. Windows 95 desató una revolución en el mundo de las computadoras personales y facilitó a millones el acceso a estas máquinas pese a que el software no era especialmente estable ni seguro.

La fecha fue bautizada como la “Midnight-Madness” (locura de medianoche). El 24 de agosto de 1995 las tiendas abrieron a las 00:00 horas para vender los primeros paquetes de disquetes y CD del nuevo sistema operativo de Microsoft. “Tenía que comprarlo”, declaró un joven a la televisión local en Seattle, pese a que ni siquiera tenía aún un ordenador. “Es estar a la última”, añadió ante la sorpresa del reportero que lo entrevistaba en vivo.

La fiebre del Windows 95 era contagiosa: en las primeras siete semanas se vendieron siete millones de copias, y en un año, 40 millones. Con este programa, el fundador de Microsoft Bill Gates sacó a la PC del nicho de los expertos en tecnología y dio un paso más para hacer realidad su visión de “una PC en cada escritorio”.

En 1995 se vendieron en todo el mundo más de 60 millones de ordenadores y diez años después la cifra superó por primera vez la marca de los 200 millones. Microsoft tenía un 95 por ciento del mercado. El punto culminante fue en 2011, con 365 millones de PCs. Desde entonces la tendencia es declinante, porque muchas personas usan una tableta o un smartphone en lugar de la ya “clásica” máquina de escritorio.

Hace 20 años nadie preveía la existencia del iPhone o los teléfonos Android y la campaña de lanzamiento de Windows 95 en el campus de Microsoft en Redmond marcó un hito. Los dos gerentes Brad Silverberg y Brad Chase consiguieron que los Rolling Stones les cedieran los derechos para usar la canción “Start Me Up” para la ceremonia de presentación ante 2.500 invitados, entre ellos el presentador Jay Leno, que voló especialmente desde Los Angeles.

El nuevo sistema trajo una interfaz gráfica centrada en los documentos que convenció a los usuarios. Los dueños de una Macintosh de Apple la consideraron sospechosamente familiar, pero para la mayoría de los usuarios de una PC, Windows 95 fue una auténtica novedad. A diferencia del sistema MS-DOS y de las primeras versiones de Windows, el software era mucho más sencillo de usar y ópticamente también mucho más agradable.

Con la Versión B mejorada, Windows 95 pudo trabajar por primera vez con particiones del disco duro de más de 2 GB de capacidad y se introdujo además la tecnología USB.

El entusiasmo dejó en segundo plano las desventajas, como que el programa tenía una arquitectura de seguridad bastante débil y era mucho más vulnerable a los virus. No fue hasta nueve años después, con el Service Pack 2 para Windows XP, cuando Microsoft abordó este problema con seriedad.

Gates tampoco supo prever el impacto que tendría Internet. Al principio creía que se impondrían servicios cerrados online como Compuserve o AOL, y por eso dotó a Windows con su programa propio, MSN. Así dejó libre el camino para el boom del navegador de Internet Netscape, y no fue hasta ver su éxito cuando Gates se dio cuenta del error.

Cuatro meses después del lanzamiento de Windows 95, Gates convocó una reunión de emergencia en Seattle e hizo un cambio de 180 grados. Incluso usó un símil histórico y citó al almirante japonés Yamamoto, quien tras el ataque contra la base estadounidense de Pearl Harbour dijo que temía “haber despertado a un gigante dormido”.

La nueva visión era que Internet debía ser la fueza motriz de la empresa, y Microsoft entró entonces en la llamada “guerra de los navegadores”. La compañía estuvo al borde de ser desmembrada en varias firmas diferentes porque las autoridades antimonopolio no consideraron legítimas las prácticas de Microsoft, pero al final fue Netscape el que se quedó atrás.

También Apple estuvo al borde de desaparecer con el éxito de Windows 95. Su entonces director ejecutivo John Sculley fracasó en el intento de prohibir las versiones anteriores de Windows como copias de Mac. No fue hasta dos años después cuando la empresa consiguió resurgir gracias a la vuelta de Steve Jobs.

En ese momento, Jobs recibió ayuda de Bill Gates. Microsoft invirtió 150 millones de dólares en 150.000 acciones de Apple y, según los rumores, pagó otros 100 millones de dólares por las violaciones de copyright del pasado. En ese momento nadie imaginaba que Jobs daría muchos dolores de cabeza a la cúpula de Microsoft años más tarde con sus iPhones y iPads.

Recibe las últimas noticias en tu celular

Envía la palabra “Noticias” al +50663763608 y recibe nuestro boletín informativo a través de Whatsapp

Últimas noticias